El proceso de psicoterapia necesita de trabajo mutuo y como tal, precisa de unos límites y condiciones para que se pueda dar. En estas líneas tratamos de ofrecerte un encuadre de lo que podrá ser el proceso terapéutico.

Todo lo que sucede durante la terapia es valiosísimo para el avance del proceso.

Entendemos la palabra responsabilidad como habilidad de respuesta (respons – habilidad), es decir, hacerse cargo de cada respuesta dada a una situación vital. El objetivo es que puedas caminar por ti mismo/a – hacerte respons able – lo antes posible.

Si quieres cambios profundos es necesario un compromiso ya que la duración puede ser extremadamente variable. Inicialmente puede asustar encontrarse con algunas emociones displacenteras. Más adelante se va aprendiendo a contar con ellas y se empieza a disfrutar del proceso.

El contenido de las sesiones es ética y legalmente confidencial.

En ocasiones es conveniente para mejorar la calidad de la atención que recibes tener la posibilidad de comunicarnos con otros profesionales (psiquiatra, logopeda, terapeuta de pareja, neurólogo, médico de cabecera, supervisor, etc.). No obstante, si es necesario para tu bienestar, mejoría y protección comentar alguna información a terceras personas te informaremos de ello previamente.

En función de las necesidades acordaremos la frecuencia. Inicialmente, para poder conocernos y establecer una relación de confianza mutua, es deseable que la frecuencia sea semanal. Más adelante, podremos progresar hacia dos o tres sesiones al mes.

Ambas sesiones son fundamentales. Tanto al inicio, donde nos decimos hola, como al final, donde nos decimos adiós, se mueven procesos muy importantes.

La finalización de la terapia la acordaremos en consulta. Antes de terminar el proceso, realizaremos una sesión de cierre y recapitulación para recoger, valorar y honrar lo vivido.

Ten en cuenta que si estás tomando medicación es preferible finalizar la toma de medicación antes que el proceso terapéutico.


ASPECTOS PRÁCTICOS

Es más interesante a la hora de trabajar la presencialidad pero, si por alguna razón necesitas algunas sesiones online, o que el proceso sea online, no hay inconveniente en acordarlo.

La cita (en cualquier modalidad) es reservada para ti. Si no puedes asistir o necesitas realizar un cambio, debes informar con un mínimo de 24 horas de anticipación. Si no es así, la sesión será cobrada en su totalidad (a excepción de causa médica justificada).

Los periodos de vacaciones los acordaremos previamente de tal forma que tu proceso no se vea interrumpido bruscamente. En caso de necesitar continuidad se valorará el proceso de derivación a otro profesional.

Si por alguna causa necesitas comunicarte con nosotras (anulación o cambio de cita) lo puedes hacer de lunes a viernes de 10 de la mañana a 8 de la noche. Por whatsapp o por teléfono.

La sesión individual tiene una duración de 50 minutos y el precio es de 60 euros.

La sesión de pareja semanal tiene una duración de 60 minutos y su precio es de 90 euros.

La sesión de pareja quincenal tiene una duración de 90 minutos y su precio es de 120 euros.

Estos precios rigen excepto en tratamientos especiales previamente acordados.

La consulta se abona en cada sesión. El pago puede realizarse en metálico y mediante la aplicación PayPal el mismo día de la sesión (concepto: nombre, fecha de la sesión). Si esto no es posible por algún motivo es necesario que me avises.

Nombre y apellidos:

DNI:

Dirección: 

El inicio de la terapia implica la aceptación íntegra de la información contenida en este documento. Si estás de acuerdo con estas condiciones podemos coordinar nuestras agendas y empezar el proceso. Si tienes alguna duda lo aclaramos en la primera cita.