Mi prima me pide pastillas… las llama pastillas de olvido de amor, pastillas de justicia emocional, pastilla para mirar sin asco, pastillas antienvidia ….
Esas son las pastillas evitativas pero también me pide pastillas potenciadoras. Potenciadoras del coraje, pastillas para tener actitud positiva y, ¡pastillas de ingenio y genio para el parado apalancado!
Mi prima es muuuuy creativa. De hecho va a montar una tienda de muebles vintage y estoy convencida de que va a triunfar. Pero no le falta razón, el mundo esta lleno de necesidades. Cada vez que veo cómo cae la lluvia pienso, “año de nieves año de bienes, … ¡ojala!”.
No son para ella me dice, “son para gente que las necesita. ¿Por qué no es todo más fácil?”
Me encantaría tener pastillitas de colores para dárselas. El problema es que no hay una para cada cosita. Le voy a dar lacasitos. ¿Funcionará?
Lacasitos para que reparta dulzura y alegría a ver si aligera los problemas. Con un poco de suerte funciona mejor que la homeopatía. Porque además de la esencia de la homeopatía llevan el mas famoso ansiolítico ;), el chocolate.

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *